El miedo es una emoci贸n preservante! pero puede tambi茅n ser paralizante!!… 馃憞馃挆馃憞

IMG_20160721_200827

 

El miedo tiene distintos rostros, tiene diferentes matices, la mayor铆a con un perfil destructivo. Digo la mayor铆a, porque el miedo como emoci贸n tambi茅n cumple con una destacable notoriedad positiva en momentos en donde ese sexto sentido, con un toque insondable, nos alerta sobre alg煤n hecho o circunstancia que preferiblemente deber铆amos evitar.

Se dice que el noventa y cinco por ciento de aquello a lo que le tememos carece de sustentaci贸n. El resto son cosas simples con las que debemos acostumbrarnos a vivir. Muchos de nuestros miedos no est谩n basados en hechos sino en sentimientos. Pareciese que muchos de nuestros miedos se sustentan en falsas expectativas.

Harry Truman dijo: 鈥淓l peor peligro que enfrentamos es el peligro de ser paralizados por la duda y el temor.鈥 A veces sin duda nuestra mente exagera la situaci贸n y desarrollamos un miedo literalmente irracional. Mucha gente tiene miedo a viajar en avi贸n; sin embargo son muy pocos los que saben que la probabilidad de morir asfixiado por un trozo de comida atorado es superior a la de morir en un accidente a茅reo.
Lo que trato de decir es que muchas veces proyectamos desastres y calamidades que literalmente est谩n muy lejos de suceder, solo est谩n cerca en la pantalla de nuestra imaginaci贸n.

Ojala podamos desarrollar esa capacidad que nos permita diferenciar entre prudencia y miedo, entre sensatez y temor, entre oportunidades y peligros, entre valent铆a e imprudencia. Si lo logramos facilitaremos nuestro transitar hacia nuestra meta, alcanzaremos la energ铆a suficiente para conquistar nuestra raz贸n de ser y nos convertiremos en lanzas agudas capaces de traspasar cualquier obst谩culo que se nos presente en el camino.

En definitiva, no podemos darnos el lujo de detenernos por el miedo que sintamos en determinado momento de nuestras vidas, y mucho menos cuando el temor carece de l贸gica.

John F. Kennedy dijo: 鈥淗ay riesgos y costos en un programa de acci贸n, pero son muchos menos que los riesgos y costos a largo plazo de la c贸moda falta de acci贸n.鈥 El miedo sin duda alguna es un enemigo a muerte de nuestro prop贸sito, ya que es antag贸nico a la idea de asumir riesgos, es contrario a la alternativa de superaci贸n y cambios, es antag贸nico al principio de la evoluci贸n, es reacio al concepto de la transformaci贸n, es desconocedor de la certeza y desarrollo.

Siempre he cre铆do que nuestros miedos solo son hip贸tesis, los cuales en su mayor铆a no se cumplir谩n. Nuestra mente siempre est谩 intentando convencernos de que no somos capaces, de que no somos merecedores, de que fracasaremos. Es como una tendencia natural a subestimarnos sin ning煤n tipo de base.

Determin茅monos a avanzar y proseguir en la ruta que nos hayamos trazado. Siempre ser谩 mayor la alegr铆a que sentiremos por conquistar nuestros sue帽os, que el dolor que padeceremos por renunciar a ellos.

No permitamos que el miedo con sus trampas se convierta en el amo de nuestras fuerzas, asegur茅monos que sea el valor quien nos domine.

En la vida, tanto la confianza como el miedo brotan dentro de nosotros, pero asegur茅monos de que sea la fe la que al final se imponga.

Aseg煤rate en hacer lo que crees que no puedes hacer, eso al final ser谩 lo que te dar谩 la victoria sobre tu mayor miedo.

Ante una fuerte crisis que viv铆a el pueblo norteamericano, Roosevelt como presidente reci茅n electo da su primer discurso, diciendo: 鈥淧erm铆tanme defender mi creencia firme de que lo 煤nico que tenemos que temer es el temor mismo, el horror an贸nimo, irrazonable, sin justificaci贸n que paraliza los esfuerzos necesarios para convertir la retirada en avance.鈥 Lo que la gente no sab铆a era que el propio presidente hab铆a experimentado personalmente horas oscuras en las que el miedo lo paraliz贸. Roosevelt naci贸 en una clase privilegiada y se educ贸 en Europa, en Harvard y en Columbia Law School. Poco antes de sus treinta a帽os de edad, lleg贸 a ser senador de estado y despu茅s de su periodo sigui贸 sirviendo como secretario asistente para la Marina. En 1921 a los treinta y nueve a帽os de edad, Roosevelt sufri贸 un caso grave de polio que lo dej贸 severamente debilitado.

Durante su recuperaci贸n, Roosevelt desarroll贸 un temor extremo al fuego. Estaba preocupado de que no pudiera escapar de un incendio a causa de su discapacidad, pero con el tiempo, Roosevelt venci贸 su miedo. Recobr贸 el uso de sus manos, e incluso aprendi贸 a caminar otra vez con la ayuda de aparatos ortop茅dicos. Y volvi贸 a entrar en el campo pol铆tico, haciendo campa帽a valientemente para llegar a ser gobernador de Nueva York, lo cual logr贸 en 1929 y posteriormente ser electo presidente de los EEUU.

Todos tenemos gigantes a los cuales enfrentarnos, pero ser谩 el desenlace de esa lucha cuerpo a cuerpo la que determinar谩 el futuro de nuestros proyectos, la que determinar谩 aquello en lo que nos convertiremos. Desafiar estos miedos que por a帽os vienen intimid谩ndonos ser谩 una especie de prueba final que nos permitir谩 saber de qu茅 estamos hechos. Ser谩 el fuego de esa prueba la que nos revelar谩 el tipo de convicciones que sobre nuestro prop贸sito podamos tener.

Como comenta Rocky Balboa a su hijo en una de sus pel铆culas: 鈥淓l miedo hace que te esmeres m谩s. A m铆 me ha funcionado鈥. (Escrito por el Soci贸logo: Jos茅 Jacinto Mu帽oz) #DeLaManoDiosConOptimismoYDeterminaci贸n #EnfrentaTusMiedos #AlcanzaTusAnhelos #S茅ElH茅roeDeTusDeseos 馃憤馃挒馃槑馃檶馃挆馃檶馃挆馃檵馃挆馃檵馃幎馃拑馃帳馃槃馃槈鉁岎煉擆煒婐煒勷煒

Los comentarios est谩n cerrados