Pilares de la Cuaresma: La Oraci贸n!… 馃憤鉂わ笍馃檹馃槑馃専馃挮

IMG_20210225_203653_507

 

Amados como muchos de ustedes saben, la oraci贸n es la forma de di谩logo de los hombres con Dios!…

Como dec铆a Santa Teresa de Lisieux: Entrar en oraci贸n es un paso que exige humildad, que precisa de un abajamiento por nuestra parte y de saber qui茅nes somos y ante Qui茅n estamos. .

Es bueno invocar al Esp铆ritu Santo para que sepamos, en silencio, a la escucha, andar serenamente atentos para o铆r lo que el Se帽or nos dice. No solo hablar, a veces parlotear.
Tambi茅n ir de la mano de la Virgen Mar铆a, intercesora de todas las gracias!…

Y digo serenamente atentos porque todos hemos llegado a la oraci贸n ansiosos, preocupados, centrados en un tema, a veces incluso exigiendo con cierta desesperaci贸n que el Se帽or nos resuelva tal asunto. Y ese no es el modo pues la ansiedad podr铆a ser una forma de desconfianza.
Por tanto, hay que parar, sosegarse, respirar hondo, muy hondo y unirse a Santa Teresa del Ni帽o Jes煤s en aquella m谩xima que presidi贸 su vida: “Mi camino est谩 hecho todo 茅l de confianza y amor”.

La oraci贸n siguiendo a Santa Teresita, se inicia y discurre por un camino de confianza y abandono en el que se sabe que Dios nos conoce bien y nos ama. Nos conoce y sabe qu茅 necesitamos antes de expresarlo. Y a menudo nos olvidamos de este extremo.
Es como ir a ver a un buen amigo, al Amigo. Hay que entrar suavemente, saludarle, mirarle, agradarle con nuestras primeras palabras. Ser cordial, llevar el coraz贸n en la mano. Sin temor. .

Y como es Dios qu茅 mejor manera de empezar que adorarle y mostrarle nuestra disposici贸n de cumplir su Voluntad. Sin forzarle, sin exigirle, sin tensi贸n ni zozobra. 隆Es Dios y todo lo puede!…

Y quiz谩 tambi茅n descubrir que podr铆amos estar ante el momento de la prueba, de la Cruz, y entonces solo cabe abrazarla con la consciencia que es una oportunidad para ofrecer el dolor!…

Llegar a la oraci贸n, por ejemplo ante el Sant铆simo, y no andar despacio dando los pasos oportunos es como tener prisa en que el Se帽or nos resuelva los problemas. No podemos ir a tiro hecho, atolondrados. Es necesario andar con humildad y agasajarle, decirle que le amamos con todo el coraz贸n. Y sin aspavientos, tambi茅n presentarnos ante 脡l en una actitud de adoraci贸n, de penitencia, en actos de reparaci贸n. .

Y tambi茅n pedir, con delicadeza; poco a poco, ya muy concentrados, ah铆 tambi茅n caben las peticiones, las s煤plicas, la expresi贸n de nuestros padecimientos y l谩grimas. Y 脡l lo espera. Y 脡l pondr谩 aceite en nuestras heridas.
Si alguien nos viniera a ver a casa y, con angustia y prisas, procediera de este modo nos doler铆a.
Entonces, 驴c贸mo no ser un buen amigo de Jes煤s y agradarle con nuestro trato delicado para darle gloria y hacerle la carga de nuestros pecados m谩s llevadera, para reparar las muchas ofensas que sufre cada d铆a?

Abandonarse en los brazos del Padre; Y acercarse poco a poco, sabiendo que 脡l es un Padre bueno que nos ama y cuida. Ah铆 entra la oraci贸n de abandono. La Santa de Lisieux nos dice expl铆citamente: “Jes煤s no pide grandes haza帽as, sino abandono y gratitud.”

Entremos en oraci贸n con este tenor, gratitud, esperanza, confianza, entrega. Todo ir谩 bien si nos sentimos sus hijos muy queridos, si amortiguamos los temores y los cambiamos por serena confianza.
“La confianza, y s贸lo la confianza, debe llevarnos al amor” insiste Santa Teresa.

El miedo no es buena gu铆a. El apresuramiento lleno de preguntas y peticiones que a veces parecen reproches con pensamientos del tipo de 鈥溌縫or qu茅 me sucede esto a m铆?鈥 no es el camino. No es el tono pues 脡l sabe m谩s, y lo ve todo con una perspectiva inmensamente amplia de la que nosotros carecemos. 脡l sabe mejor qu茅 necesitamos y qu茅 es lo mejor para nosotros. Y puede que el dolor deba transformarse en ofrenda.

Entonces solo cabe hacerse ni帽os. Y los ni帽os se acercan a sus padres, heridos, pero tranquilos pues su padre, su madre lo puede todo. Y a veces no creemos que nuestro Padre lo pueda todo. La infancia espiritual es el camino, confiar como ni帽os, con la inocencia de los ni帽os que se abandonan en los brazos de su pap谩.
Porque as铆 San Pablo nos se帽ala que nos hemos de dirigir a nuestro Padre: 隆Abba, Pater!, en t茅rminos muy tiernos, llam谩ndole papa铆to.

鈥淧ero cuando vino la plenitud del tiempo, Dios envi贸 a Su Hijo, nacido de mujer, nacido bajo la Ley, a fin que redimiera a los que estaban bajo la Ley, para que recibi茅ramos la adopci贸n de hijos. Y porque ustedes son hijos, Dios ha enviado el Esp铆ritu de su Hijo a nuestros corazones, clamando: 鈥樎bba! 隆Padre!鈥 Por tanto, ya no eres siervo, sino hijo; y si hijo, tambi茅n heredero por medio de Dios鈥 (G谩latas 4:4-6)

隆Somos hijos! Y no extra帽os. Hijos peque帽os que ponen su confianza en Dios sin prisa, sin desapego. Sin traer nada en las manos. Ni帽os que buscan el abrazo de su Padre porque saben que su Padre los espera con misericordia y ternura!… #pilaresdelacuaresma #laoraci贸n #cat贸licosdelmundo #fe #esperanza #amor #evangelizaci贸n2.0 #Diosunoytrinoylavirgencitasonbuenos 馃憤馃徎鉂わ笍馃檹馃徎馃槑馃専馃挮

Los comentarios est谩n cerrados