¿Qué debo hacer para alcanzar el Cielo?… 🙏💞🙏🌼🌟💫👇

IMG_20180201_194829_494

 

Te has preguntado alguna vez ¿cómo podremos ir al Cielo? ¿Qué debemos hacer para llegar al Cielo? O por lo menos, ¿cuáles herramientas tenemos para logarlo?

Indudablemente este tema puede ocupar miles de volúmenes de libros. Muy probablemente una buena cantidad de Santos, Papas, Teólogos y cientos de escritores han desarrollado este tema por años. Por lo tanto, deben haber muchas posibles recomendaciones sobre qué cosas podemos hacer o dejar de hacer para llegar a ser santos, para caminar hacia la santidad!…

Una de ellas, que afortunadamente está al alcance de todos y lamentablemente mucha gente desconoce, son las llamadas Indulgencias!… Que señalamos en un post anterior.

¿Qué sucede cuando cometemos un pecado y a través del sacramento de la Confesión o Reconciliación Dios nos perdona? ¿Quedamos verdaderamente listos para irnos directamente al Cielo? O por el contrario, ¿debemos purgar alguna pena aquí en la tierra mientras estemos vivos, o en el Purgatorio, luego de nuestra muerte? ¿Qué es lo que realmente ocurre?

Pues bien, cuando cometemos un pecado, perdemos la gracia santificante y nos alejamos de Dios. Sin embargo, si nos arrepentimos de verdad y si acudimos al sacramento de la Confesión, tenemos la certeza absoluta de que Dios nos abre sus brazos, nos perdona, nos sana y nos devuelve la vida. Esta es nuestra fe!…

Les presento la siguiente analogía:

Imaginemos una hermosa puerta de madera. Cada vez que cometemos un pecado estamos clavando un clavo en esa puerta. Cuando confesamos nuestro pecado, Dios saca ese horrible clavo. Sin embargo, notamos que queda la huella del clavo en nuestra puerta de madera. Si hemos pecado mucho, y se nos ha perdonado mucho, nuestra puerta estará llena de agujeros.

Esa puerta de madera es nuestra alma. Los clavos son nuestros pecados. El hueco en la puerta (la evidencia de nuestro pecado ya perdonado) es la “pena temporal” en nuestra alma.

Si al morir, morimos en pecado mortal, o sea, si nuestra puerta tiene algún clavo, no podremos ir al Cielo. Pero, si nuestra puerta, aunque libre de clavos, tiene alguno que otro hueco, iremos al Purgatorio para purgar, limpiar y reparar la “pena temporal”.

Si por el contrario, nuestra puerta de madera está resplandeciente, sin clavos y sin huecos, iremos directamente al Cielo.

Durante nuestra vida tenemos la oportunidad, no solo de sacar todos los clavos por medio del sacramento de la Reconciliación; sino también, de sellar y reparar nuestros huecos con buenas obras, sacrificios y reparación. Pero, también tenemos una maravillosa herramienta que la Iglesia Católica saca del baúl de las Gracias que Jesús ha dejado; tenemos el tesoro de las Indulgencias.

Las indulgencias son cosas específicas que hacemos para reparar ese daño en nuestra alma; “para cerrar los huecos en nuestra puerta”.

Las indulgencias pueden ser plenarias o parciales, dependiendo de si la indulgencia limpia todas o parte de las “penas temporales”.

Usando la analogía anterior, la indulgencia será plenaria si sella todos los huecos de nuestra puerta de madera y será parcial si parcialmente lo hace.

Te sorprenderás de saber que todos los días podemos obtener una Indulgencia Plenaria, ya sea para nosotros o para ofrecerla por algún alma en el Purgatorio!…

Asimismo Lucrecia Rego de Planas nos señala:
🌼 “¿Qué debo hacer para alcanzar el Cielo?

Jesús nos habla en el Evangelio del camino a seguir:
👉 Entrar por la puerta estrecha (Mt 7,13.).
👉 Tomar la cruz.
👉 Vender todo lo que tienes y dárselo a los pobres.
👉 Dejar a tu padre y a tu madre.
👉 Tomar el arado y no voltear hacia atrás.

¡Se oye muy fuerte! ¡Parece muy difícil! Sin embargo, si vuelves a leer los testimonios de los santos que han podido verlo, te darás cuenta de que vale la pena y que ningún sufrimiento es demasiado grande para evitar que luchemos por él.

Querer ganar el Cielo significa tratar de tenerlo desde ahora y eso, como ya vimos, se logra viviendo las Bienaventuranzas.

Tener el Cielo es tener a Dios y tener a Dios es vivir en gracia!…

Entre la gloria y la gracia no hay diferencia en esencia: Quien tiene la bellota, ya tiene el encino; quien posee la gracia santificante, posee el Cielo, es decir a Dios. Las diferencias son en el modo de tenerlo: Aquí en la Tierra, quien tiene la bellota, tendrá más tarde el encino. La bellota no es aún el encino, pero llegará a serlo. En la tierra vemos el capullo, en el cielo la flor; en la tierra el amanecer, en el cielo el mediodía; aquí las sombras, allá la luz; aquí lo parcial, allá la plenitud; aquí la lucha, allá la victoria.
M.M. Arami, Vive tu vida.

🌼 Los medios para vivir siempre en gracia ya los conoces:

👉 la oración;
👉 la huida de las ocasiones de pecado;
👉 el sacrificio;
👉 la frecuencia en la recepción de los sacramentos;
👉 la devoción a la Virgen María,
👉 la vivencia de las Bienaventuranzas!…

Para salir victoriosos en el Juicio Final: Jesús nos lo dice claramente:

“Venid benditos de mi Padre… porque tuve hambre y me disteis de comer, porque tuve sed y me disteis de beber, estuve desnudo y me vestisteis, forastero y me acogisteis, enfermo y me visitasteis… Todo lo que hicisteis a uno de estos pequeños, a mí me lo hicisteis.””. (Fuente: #CatholicNet ) #ElCielo #DogmaDeFe #Paz #Amor #RegaloDeDios #DiosEsAmor #TiempoDeReflexiónYCorrección #BienComún #Crecimiento #Superación #Trascendencia #Evolución #Evangelización2.0 #ResponsabilidadSocial #VienenMejoresTiempos #NuevosTerrenos #LaVirgencitaYDiosUnoYTrinoSonBuenos 👍💞🙏⛪🚥📃📄🚥😚👼😚👼😚👼😚😇👉👪✌💓😊🌼

Los comentarios están cerrados