Preguntas para profundizar acerca de la Confesi贸n!… 馃檹馃挒馃檹馃尲馃専馃挮馃憞

IMG_20180128_173609_006

 

馃尲 驴Cu谩ndo me debo confesar?

Debemos confesarnos cada vez que caigamos en pecado grave o por lo menos una vez al a帽o durante el tiempo de Pascua. Pero es aconsejable confesarse cuando menos una vez al mes, ya que as铆 fortalecemos nuestra alma para resistir la tentaci贸n y nos acercamos m谩s a Dios!…

馃尲 驴Cu谩les son los cinco actos m谩s importantes que se requieren para hacer una buena confesi贸n?
1. Examen de conciencia: se ha de pensar en las faltas cometidas (pensamientos, palabras y obras), sobre todo los mortales a partir de la 煤ltima confesi贸n bien hecha. Se puede examinar la propia vida a la luz de:
a) Los diez mandamientos.
b) Los cinco mandamientos de nuestra Santa Madre la Iglesia Cat贸lica.
c) Los siete pecados capitales.
d) Las obras de misericordia.
e) Las bienaventuranzas.
f) El mandamiento de la caridad.
g) Los pecados de omisi贸n: el bien que dejamos de hacer: no ayudar, no hacer apostolado, no compartir los bienes, no hacer visitas a Cristo Eucarist铆a, no dar un buen consejo.

Tambi茅n es bueno confesarse de la siguiente manera:
a) Deberes para con Dios: mi relaci贸n con la voluntad de Dios.
b) Deberes para con el pr贸jimo: caridad, respeto.
c) Deberes para conmigo: estudios, trabajo, honestidad, pureza, veracidad.
d) Deberes para con ese Movimiento o Instituci贸n eclesial a la que pertenezco: fidelidad a los compromisos, apostolado.

2. Dolor de los pecados cometidos: tras realizarse el examen de conciencia se ha de pedir a Dios la gracia de tener un vivo y profundo dolor de todos los pecados cometidos, sobre todo de los mortales que han ofendido a Dios. El dolor es la detestaci贸n del pecado cometido con el prop贸sito de no volver a pecar.

3. Prop贸sito de no cometerlos m谩s: ha de ser firme, eficaz y universal (que abarque a todos los pecados cometidos, sobre todo los mortales).

4. Confesi贸n de los pecados: Cumplir con decir todos los pecados examinados por nosotros, tratar de acordarnos de todos. Despu茅s de realizada la confesi贸n cumplir con la penitencia impuesta por el confesor al penitente para expiar las penas temporales que han quedado despu茅s de la remisi贸n de las culpas y de la pena eterna merecida por quien ha cometido pecados mortales.

5. Cumplir con la penitencia impuesta por el confesor: Es la voluntad de aceptar y de cumplir con la penitencia implicada en la confesi贸n (pero si no se puede realizar por olvido, etc鈥, el sacramento no deja de ser v谩lido).

馃尲 驴Que consecuencias trae a nuestra vida el recuperar la gracia con Dios?
Con la gracia santificante, restituida o aumentada, se concede asimismo la gracia sacramental, que nos ayuda a producir verdaderos frutos de penitencia y a evitar otros pecados futuros, y la recuperaci贸n de los m茅ritos perdidos con el pecado mortal. Como efecto secundario, la confesi贸n produce gran paz y serenidad en la conciencia, as铆 como consuelo espiritual!…

馃尲 驴Por qu茅 cuesta tanto confesarse?
鈥淧uede haber algunos obst谩culos que cierran las puertas del coraz贸n. Est谩 la tentaci贸n de blindar las puertas, o sea de convivir con el propio pecado, minimizandolo, justific谩ndose siempre, pensando que no somos peores que los dem谩s. As铆, sin embargo, se bloquean las cerraduras del alma y quedamos encerrados dentro, prisioneros del mal. Otro obst谩culo es la verg眉enza de abrir la puerta secreta del coraz贸n. La verg眉enza, en realidad, es un buen s铆ntoma, porque indica que queremos tomar distancia del mal; pero nunca debe transformarse en temor o en miedo. Y hay una tercera insidia: la de alejarnos de la puerta. Esto sucede cuando nos escondemos en nuestras miserias, cuando hurgamos continuamente, relacionando entre s铆 las cosas negativas, hasta llegar a sumergirnos en los s贸tanos m谩s oscuros del alma. De este modo llegamos a convertirnos incluso en familiares de la tristeza que no queremos, nos desanimamos y somos m谩s d茅biles ante las tentaciones. Esto sucede porque permanecemos solos con nosotros mismos, encerr谩ndonos y escapando de la luz. Y s贸lo la gracia del Se帽or nos libera. Dej茅monos, entonces, reconciliar, escuchemos a Jes煤s que dice a qui茅n est谩 cansado y oprimido 芦venid a m铆禄 (Mt 11, 28). No permanecer en uno mismo, sino ir a 脡l. All铆 hay descanso y paz鈥.

馃尲 驴Por qu茅 hay que decir los pecados a un sacerdote?
鈥淎 lo largo del tiempo, la celebraci贸n de este sacramento pas贸 de una forma p煤blica porque al inicio se hac铆a p煤blicamente a la forma personal, a la forma reservada de la Confesi贸n. Sin embargo, esto no debe hacer perder la fuente eclesial, que constituye el contexto vital. En efecto, es la comunidad cristiana el lugar donde se hace presente el Esp铆ritu, quien renueva los corazones en el amor de Dios y hace de todos los hermanos una cosa sola, en Cristo Jes煤s. He aqu铆, entonces, por qu茅 no basta pedir perd贸n al Se帽or en la propia mente y en el propio coraz贸n, sino que es necesario confesar humilde y confiadamente los propios pecados al ministro de la Iglesia. Como se se帽al贸 en el Post anterior: “En la tarde del domingo de resurrecci贸n, Jes煤s se apareci贸 a sus ap贸stoles y les dijo:
馃憠 “Como me envi贸 mi Padre, as铆 les env铆o yo. Reciban el Esp铆ritu Santo. A quienes perdon茅is los pecados, les quedan perdonados; a quienes se los reteng谩is, les quedan retenidos”. Jn (20, 21-23).

Y tanto fue esto as铆 que Lucas lo detallo en el libro de los Hechos:
馃憠 “Muchos de los que hab铆an cre铆do ven铆an a confesar y declarar sus pr谩cticas”. No iban pues donde otras personas, ni confesaban sus culpas 鈥渄irectamente鈥 a Dios, sino que iban hacia los ap贸stoles para recibir el perd贸n que Jesucristo les hab铆a dado el poder de impartir.
Cabe recalcar que este poder lo recibieron 煤nicamente los ap贸stoles, por tanto hab铆a una diferenciaci贸n entre 茅stos y el resto del Pueblo de Dios.

Sin embargo si a煤n queda duda de que este ministerio haya sido dado a los ap贸stoles, san Pablo nos lo recuerda de una forma m谩s expl铆cita a煤n, en su segunda carta a los Corintios:
馃憠 “Y todo proviene de Dios que nos reconcilio consigo por Cristo y nos confi贸 el ministerio de la reconciliaci贸n””. Los sucesores de los Ap贸stoles son los Sacerdotes!… Como vemos, Jes煤s mismo di贸 a los sacerdotes el poder para perdonar los pecados!… Por ello, en la celebraci贸n de este sacramento, el sacerdote no representa s贸lo a Dios, sino a toda la comunidad, que se reconoce en la fragilidad de cada uno de sus miembros, que escucha conmovida su arrepentimiento, que se reconcilia con 脡l, que le alienta y le acompa帽a en el camino de conversi贸n y de maduraci贸n humana y cristiana. Uno puede decir: yo me confieso s贸lo con Dios. S铆, t煤 puedes decir a Dios 芦perd贸name禄, y decir tus pecados, pero nuestros pecados son tambi茅n contra los hermanos, contra la Iglesia. Por ello es necesario pedir perd贸n a la Iglesia, a los hermanos, en la persona del sacerdote鈥.

馃尲 驴C贸mo es el rito de la confesi贸n?
1. En el nombre del Padre, del Hijo y del Esp铆ritu santo.
2. Se lee una frase del evangelio.
3. Padre hace X d铆as que me confes茅, aclaro si cumpl铆 la penitencia o no.
4. Mis pecados son 茅stos鈥 y me acuso de todos aquellos que en este momento no recuerdo, y de los pecados de omisi贸n.
5. Despu茅s escucho los consejos.
6. Rezo el p茅same u acto de contrici贸n lentamente y con dolor.
7. Recibo la absoluci贸n del sacerdote.
8. Le agradezco鈥 y voy a cumplir r谩pido la penitencia.

馃尲 驴Debo confesarme todas las veces que recibo la Comuni贸n? 驴Incluso cuando he cometido los mismos pecados?

Dir铆a dos cosas: la primera, naturalmente, es que no debes confesarte siempre antes de la Comuni贸n, si no has cometido pecados tan graves que necesiten confesi贸n. Por tanto, no es necesario confesarse antes de cada Comuni贸n eucar铆stica. Este es el primer punto. S贸lo es necesario en el caso de que hayas cometido un pecado realmente grave, cuando hayas ofendido profundamente a Jes煤s, de modo que la amistad se haya roto y debas comenzar de nuevo. S贸lo en este caso, cuando se est谩 en pecado 鈥渕ortal鈥, es decir, grave, es necesario confesarse antes de la Comuni贸n. Este es el primer punto. El segundo: aunque, como he dicho, no sea necesario confesarse antes de cada Comuni贸n, es muy 煤til confesarse con cierta frecuencia. Es verdad que nuestros pecados son casi siempre los mismos, pero limpiamos nuestras casas, nuestras habitaciones, al menos una vez por semana, aunque la suciedad sea siempre la misma, para vivir en un lugar limpio, para recomenzar; de lo contrario, tal vez la suciedad no se vea, pero se acumula.

Algo semejante vale tambi茅n para el alma, para m铆 mismo; si no me confieso nunca, el alma se descuida y, al final, estoy siempre satisfecho de m铆 mismo y ya no comprendo que debo esforzarme tambi茅n por ser mejor, que debo avanzar. Y esta limpieza del alma, que Jes煤s nos da en el sacramento de la Confesi贸n, nos ayuda a tener una conciencia m谩s despierta, m谩s abierta, y as铆 tambi茅n a madurar espiritualmente y como persona humana. Resumiendo, dos cosas: s贸lo es necesario confesarse en caso de pecado grave, pero es muy 煤til confesarse regularmente para mantener la limpieza, la belleza del alma, y madurar poco a poco en la vida!…

馃尲 驴Y si volvemos a caer?
Pues, nos levantamos con humildad. La conversi贸n y renovaci贸n es progresiva, lenta. Por eso es necesaria la confesi贸n frecuente, no s贸lo cuando hemos ca铆do, sino para no caer. All铆 Dios nos robustece la voluntad, no s贸lo para no caer, sino tambi茅n para lograr las virtudes!… (Fuentes: #CatholicNet y el Departamento Editorial del CEC) #SacramentoDeLaConfesi贸n #Perd贸nDeLosPecadosMortalesYVeniales #Borr贸nYCuentaNueva #Prop贸sitoDeEnmienda #Renovaci贸n #Purificaci贸n #Perd贸nDelSe帽or #RegaloDeDios #Paz #Amor #DiosEsAmor #TiempoDeReflexi贸nYCorrecci贸n #BienCom煤n #Crecimiento #Superaci贸n #Trascendencia #Evoluci贸n #Evangelizaci贸n2.0 #ResponsabilidadSocial #VienenMejoresTiempos #NuevosTerrenos #LaVirgencitaYDiosUnoYTrinoSonBuenos 馃憤馃挒馃檹鉀煔ヰ煋凁煋勷煔ヰ煒氿煈拣煒氿煈拣煒氿煈拣煒氿煒囸煈夝煈湆馃挀馃槉馃尲

Los comentarios est谩n cerrados