Hoy te digo por qué no recibes lo que le pides a Dios, descubre dónde está la clave!… 🙏💞🙏🌼🌟💫👇

IMG_20180126_205401_983

 

El Padre José Luis González Santoscoy nos señala al respecto: “Hace unos días me preguntaron si se podían confesar conmigo por Facebook o por teléfono, por supuesto les dije que no se podía, que debía de ser de frente al sacerdote. Esto me puso a pensar y a reflexionar en que ahora en que la tecnología está a la orden del día, queremos todo fácil, rápido y automatizado. La tecnología es muy buena sabiéndola usar, pero también nos puede volver autosuficientes y no sentirnos necesitados de nada ni de nadie.

El evangelio de Jn (15, 1-8), nos recuerda que sin Jesús nada podemos lograr: “En aquel tiempo, Jesús dijo a sus discípulos: “Yo soy la verdadera vid y mi Padre es el viñador. Al sarmiento que no da fruto en mí, él lo arranca, y al que da fruto lo poda para que dé más fruto.

Ustedes ya están purificados por las palabras que les he dicho. Permanezcan en mí y yo en ustedes. Como el sarmiento no puede dar fruto por sí mismo, si no permanece en la vid, así tampoco ustedes, si no permanecen en mí. Yo soy la vid, ustedes los sarmientos; el que permanece en mí y yo en él, ése da fruto abundante, porque sin mí nada pueden hacer. Al que no permanece en mí se le echa fuera, como al sarmiento, y se seca; luego lo recogen, lo arrojan al fuego y arde.

Si permanecen en mí y mis palabras permanecen en ustedes, pidan lo que quieran y se les concederá. La gloria de mi Padre consiste en que den mucho fruto y se manifiesten así como discípulos míos”.

Qué bello trozo del Evangelio hemos leído en donde Jesús, a través de la metáfora de la vid y los sarmientos, quiere recordarnos que no podemos hacer nada si no estamos unidos a Él!…

Quiero compartirte tres reflexiones acerca de este Evangelio:

👉 Nada podemos sin Jesús:

Por más ciencia avanzada o por más inventos tecnológicos que tengamos, mientras que el hombre se encuentre alejado de Dios, nada puede. Dios, que es la fuente del amor y la misericordia, ha querido que permanezcamos unidos a Él, quiere que haya una íntima unión con Cristo; la consecuencia de estar unidos a Él es el poder dar fruto abundante.

A veces nos hemos sentido cansados por el trabajo, arrutinados por lo que realizamos, enfadados de luchar y no obtener las cosas; pero es que, si no estamos unidos al Señor, no vamos a dar fruto. Permanecer en Cristo y con Cristo no debe ser de palabra ni con expresiones huecas o vacías; sino que permanecer con Él significa estar actualizando constantemente su gracia, alimentarnos recurrentemente de su vida divina que se nos da en los sacramentos, fortaleciéndonos mediante la oración perseverante.

¿Te sientes casando, triste o arrutinado? Es hora de que te preguntes qué tan cerca estás del manantial de la vida y de la fuente de alegría que es Jesús!…

👉 Para que demos más fruto a veces somos podados:

Cuando en una plantita comienza a salirle maleza, o una de sus ramas se marchita, es necesario podarla, arrancarle aquello que se ha echado a perder. Es algo doloroso pero necesario para que no se siga secando todo lo demás. La poda es necesaria para que se de más fruto. Así también con nosotros, Dios necesita podarnos, arrancarlos lo que se nos ha añadido de más, lo que ya está seco, lo que ya se ha echado a perder, con tal de que podamos dar más fruto.

A veces es dolorosa esa poda que Dios hace porque pudiera llegar con alguna enfermedad o con alguna crisis, pero Dios la permite con el fin de purificarnos y poder estar disponibles para dar fruto. No tengas miedo a la poda, no le pidas que no la envíe, más bien, pídele fortaleza para que te dejes podar de todo aquello que te impide gozar de esa cercanía con el Señor!…

👉 Para recibir lo que hemos pedido debemos permanecer con Jesús:

Hemos dicho que Jesús es la fuente del amor, por lo tanto, lejos de Él todo trabajo será inútil, todo esfuerzo resulta en desgaste y esterilidad. A veces nos ponemos en huelga con el Señor porque le pedimos algo y no lo recibimos, sentimos que no nos escucha, que no nos atiende, que no le importamos. Pero tendríamos que hacer un serio examen de conciencia, ser sinceros con nosotros y preguntarnos si cuando le pedimos algo al Señor nos encontramos en gracia o en pecado.

Las palabras de Jesús son muy claras: “Si permanecen en mí y mis palabras permanecen en ustedes, pidan lo que quieran y se les concederá”. Muchas veces le pedimos y hasta le exigimos, pero no permanecemos en Él, además de que su Palabra no tiene resonancia en nuestro corazón. Aquí está la clave para recibir todo cuanto le pidamos al Señor, permanecer con Él con todo lo que implica el verbo permanecer: cercanía con Cristo, actualización constante de su gracia a través de los sacramentos y oración sincera!…”. #Peticiones #Bendiciones Vs. #ElPecado #PecadoMortal #PecadoVenial #Imperfecciones #LosSietePecadosCapitales #TiempoDeReflexiónYCorrección #BienComún #Crecimiento #Superación #Trascendencia #Evolución #Evangelización2.0 #ResponsabilidadSocial #VienenMejoresTiempos #NuevosTerrenos #LaVirgencitaYDiosUnoYTrinoSonBuenos 👍💞🙏⛪🚥📃📄🚥😚👼😚👼😚👼😚😇👉👪✌💓😊🌼

Los comentarios están cerrados