Hoy Festejamos la Solemnidad de Santa María, Madre de Dios!… 🙏💖🙏😚😇😚👼🌼🌟💫

IMG_20180101_185536_711

 

Hoy 1ero. de Enero, no solo es el primer día del año civil, sino que la Iglesia, a partir del Concilio Vaticano Segundo, ha querido celebrar el dogma mariano de la Maternidad Divina de María en la octava de Navidad. Antes se celebraba el 11 de octubre, por ser el aniversario de la proclamación del dogma en el Concilio de Éfeso, año 431, pero se vio más adecuado celebrarlo dentro del marco de las fiestas litúrgicas de la Navidad. Es una manera de empezar el año civil al cobijo de María Madre de Dios!…

Éfeso es la ciudad donde María pasó sus últimos años. Al negar el obispo Nestorio la Maternidad Divina de María, es decir que era la Madre de Dios, la Iglesia reunió en esta ciudad a 200 obispos de todo el mundo y proclamó el dogma, y condenó las doctrinas de Nestorio. La proclamación del dogma decía: “La Virgen María sí es Madre de Dios porque su Hijo, Cristo, es Dios”. Esto provocó una gran alegría entre los habitantes de Éfeso que, provistos de antorchas, procesaron por el pueblo diciendo: “Santa María, Madre de Dios, ruega por nosotros pecadores ahora y en la hora de nuestra muerte. Amén”. Una oración que ha quedado para siempre.

San Juan Pablo II, en noviembre de 1996, reflexionó sobre las objeciones planteadas por Nestorio para que se comprenda mejor el título “María, Madre de Dios”.

“La expresión Theotokos, que literalmente significa ‘la que ha engendrado a Dios’, a primera vista puede resultar sorprendente, pues suscita la pregunta: ¿cómo es posible que una criatura humana engendre a Dios? La respuesta de la fe de la Iglesia es clara: la maternidad divina de María se refiere solo a la generación humana del Hijo de Dios y no a su generación divina”, dijo el Pontífice.

“El Hijo de Dios fue engendrado desde siempre por Dios Padre y es consustancial con él. Evidentemente, en esa generación eterna María no intervino para nada. Pero el Hijo de Dios, hace dos mil años, tomó nuestra naturaleza humana y entonces María lo concibió y lo dio a luz”, añadió.

Asimismo, señaló que la maternidad de María “no atañe a toda la Trinidad, sino únicamente a la segunda Persona, al Hijo, que, al encarnarse, tomó de ella la naturaleza humana”. Además, “una madre no es madre sólo del cuerpo o de la criatura física que sale de su seno, sino de la persona que engendra”, enfatizó San Juan Pablo II.

Para terminar, es importante recordar que María no es sólo Madre de Dios, sino también nuestra porque así lo quiso Jesucristo en la cruz. Al respecto San Juan refiere: “Jesús, viendo a su madre y junto a ella al discípulo a quien amaba, dice a su madre: “Mujer, he ahí a tu hijo”. Luego dice al discípulo: “He ahí a tu madre” (Jn 19, 26-27). Por ello, al comenzar el nuevo año, pidámosle a María que nos ayude a ser cada vez más como su Hijo amado!… #aciprensa #solemnidaddesantamaría #primerdíadelaño #madrededios #madrenuestra #quediosnosbendiga #quelavirgennoscubraconsumantoynosproteja 👍💞🙏😚😇😚👼😚👼😚👼💖👸🌟💫

Los comentarios están cerrados