La Obediencia trae Bendici贸n!… 馃憤馃挒馃檹馃槡馃懠馃槡馃懠馃槡馃懠馃槡馃槆馃檵馃槉馃挅馃尲

IMG_20170607_043218_484

 

馃尲 脡xodo (20:12): “Honra a tu padre y a tu madre, para que tus d铆as sean prolongados en la tierra que el SE脩OR tu Dios te da”.

馃尲 Proverbios (1:8): “Oye, hijo m铆o, la instrucci贸n de tu padre, y no abandones la ense帽anza de tu madre”.

馃尲 Hebreos (5:7-8): “Cristo, en los d铆as de su carne, habiendo ofrecido oraciones y s煤plicas con gran clamor y l谩grimas al que pod铆a librarle de la muerte, fue o铆do a causa de su temor reverente; y aunque era Hijo, aprendi贸 obediencia por lo que padeci贸”.

馃尲 Hebreos (13:17): “Obedeced a vuestros pastores y sujetaos {a ellos,} porque ellos velan por vuestras almas, como quienes han de dar cuenta. Permitidles que lo hagan con alegr铆a y no quej谩ndose, porque eso no ser铆a provechoso para vosotros”.

馃尲 Josu茅 (1.7-9): “Pero tienes que esforzarte y ser muy valiente. Pon mucho cuidado y act煤a de acuerdo con las leyes que te dio mi siervo Mois茅s. Nunca te apartes de ellas, ni a la derecha ni a la izquierda, y as铆 tendr谩s 茅xito en todo lo que emprendas. Procura que nunca se aparte de tus labios este libro de la ley. Medita en 茅l de d铆a y de noche, para que act煤es de acuerdo con todo lo que est谩 escrito en 茅l. As铆 har谩s que prospere tu camino, y todo te saldr谩 bien. Escucha lo que te mando: Esfu茅rzate y s茅 valiente. No temas ni desmayes, que yo soy el Se帽or tu Dios, y estar茅 contigo por dondequiera que vayas”.

馃尲 Salmos (32:8): “Yo te har茅 saber y te ense帽ar茅 el camino en que debes andar; te aconsejar茅 con mis ojos puestos en ti”.

馃尲 Salmos (62.-1,2,5): “En Dios solamente est谩 acallada mi alma; De 茅l viene mi salvaci贸n. El solamente es mi roca y mi salvaci贸n; Es mi refugio, no resbalar茅 mucho. Alma m铆a, en Dios solamente reposa,
Porque de 茅l es mi esperanza”.

En concordancia a las lecturas de apoyo de la Biblia, les cito el siguiente texto: “La obediencia es una actitud que tenemos que aprender a aceptar. No es una cualidad que adquirimos de manera autom谩tica cuando nos convertimos en cristianos. Felizmente, la Biblia nos da inhstrucciones claras en cuanto a c贸mo obedecer a Dios, y el Se帽or Jes煤s nos proporcion贸 un ejemplo perfecto de sumisi贸n al Padre!…

La obediencia a Dios es el aspecto m谩s importante de la vida del creyente. La obediencia no sucede de manera espont谩nea, se aprende y ejerce mediante nuestras actitudes y acciones. En Hebreos 5.8 se nos recuerda que incluso Jes煤s 鈥減or lo que padeci贸 aprendi贸 la obediencia鈥, lo cual no significa que aprendi贸 como consecuencia de haber sido desobediente. Lo que la Biblia nos dice es que en todo momento el Se帽or hizo la voluntad de su Padre celestial, y pag贸 el precio de ser obediente al ir a la cruz (Jn 6.38).

La obediencia consiste en hacer lo que Dios diga, cuando, como y con quien 脡l diga: No hay espacio para la pasividad en lo relacionado a la obediencia a nuestro Padre celestial. Este nivel de compromiso requiere una decisi贸n activa.

La obediencia parcial es el peor enemigo de la obediencia: Si el Se帽or nos da instrucciones es porque espera que hagamos lo que nos ha encomendado. Sin embargo, algunos creyentes solo le obedecen cuando les parece conveniente. Es bueno ir al templo, orar y leer la Biblia, pero si participamos del pecado, solo le obedecemos parcialmente.

El huerto del Ed茅n fue el primer escenario que Dios us贸 para ense帽ar obediencia: La importancia de hacer lo que Dios nos pide se aprecia en la historia de Ad谩n y Eva. Dios no les habl贸 sobre fe y humildad, sino sobre obediencia. Les dio permiso para comer de toda fruta de los 谩rboles del huerto, con excepci贸n de una de ellas. Fue al desobedecer que el pecado y sus consecuencias entraron a este mundo. Todo ser humano ha fallado ante esta misma prueba, pues nuestra naturaleza nos impulsa a hacer lo que es de nuestro agrado. El Se帽or nos ha dado muchas bendiciones, pero cada vez que nos pide que nos despojemos de aquello que no le gusta, tratamos de encontrar excusas para no hacerlo. Hay ocasiones en que hasta las usamos para justificar nuestras rebeliones. Llegamos a creer que nuestras necesidades, circunstancias y sufrimientos son razones leg铆timas para desobedecer al Se帽or. No nos damos cuenta que nuestro Padre celestial hace uso de todo lo que viene a nuestra vida, para as铆 cumplir sus planes en nosotros.
En ning煤n momento nos prometi贸 que nos dar铆a una vida f谩cil, libre de dolor y sufrimiento. Pero s铆 nos asegura que bendice a todos los que le obedecen.

Jesucristo es nuestro modelo de obediencia: Esto fue algo que Cristo mencion贸 al hablar con la mujer samaritana, en especial cuando le dijo: 鈥淢i comida es que haga la voluntad del que me envi贸, y que acabe su obra鈥 (Jn 4.34). Es decir, que afirma que el obedecer a su Padre celestial era lo que tra铆a satisfacci贸n a su vida. No buscaba la aprobaci贸n de las multitudes que ven铆an a escucharle, sino que su alma se sent铆a satisfecha al complacer al Padre celestial. Es al obedecer a Dios que sentimos m谩s gozo, pero en ocasiones creemos que es mejor hacer lo que es de nuestro agrado. Puede le obedecemos, disfrutaremos de sus bendiciones y sentiremos la satisfacci贸n de poder hacer la voluntad de Dios.

驴C贸mo aprender a obedecer a Dios?…

No llegamos a este mundo sabiendo c贸mo obedecer a Dios. Somos los padres los que debemos invertir tiempo para ense帽arle a nuestros hijos a seguir las instrucciones del Se帽or. Es de esa manera que aprender谩n que para obedecer a Dios es necesario:
1.) Decidir confiar en 脡l: No podremos obedecer al Se帽or si no confiamos en 脡l. Cada vez que nos sentimos tentados a desobedecerle en alg煤n aspecto es debido a que no confiamos en sus promesas. Es por eso que debemos confiar de todo coraz贸n en que Dios es quien dice ser, y en que har谩 todo lo que nos ha prometido.

2.) Estar dispuestos a esperar en Dios en oraci贸n: Lo primero que debemos hacer para asegurarnos de que andamos en la voluntad de Dios es pedirle que nos muestre lo que desea hacer en nuestra vida.

3.) Debemos dedicar tiempo a meditar en las Sagradas Escrituras y buscar pasajes que nos muestren su voluntad y direcci贸n: Luego debemos esperar por sus instrucciones, de acuerdo a su tiempo. Y aunque hay ocasiones en las que no comprenderemos lo
que el Se帽or haga, el saber que conoce cada aspecto de nuestra vida nos dar谩 confianza.

4.) Meditar en su Palabra cada d铆a: No podremos vivir en obediencia si mantenemos nuestra Biblia cerrada, pues es por medio de ella que Dios nos gu铆a. Es en las p谩ginas de la Palabra de Dios que encontraremos la respuesta para cada situaci贸n que enfrentemos. Cuando Josu茅 necesit贸 direcci贸n, el Se帽or le dijo: 鈥淣unca se apartar谩 de tu boca este libro de la ley, sino que de d铆a y de noche meditar谩s en 茅l鈥 (Jos 1.8). Hoy contamos con la revelaci贸n escrita de Dios, y el Se帽or promete bendecir a los que la obedezcan.

5.) Estar dispuestos a caminar aunque la senda no sea clara: Si nos negamos a seguir adelante, porque deseamos esperar a saber lo que nos espera, perderemos muchas de las bendiciones que Dios nos tiene preparadas. No podemos ver con anticipaci贸n lo que el Se帽or har谩, pero nuestra responsabilidad es obedecerle con la seguridad de que nuestro futuro est谩 en sus manos. Fue por fe que Abraham obedeci贸 al llamado que Dios le hizo, aunque no sab铆a hacia d贸nde le llevaba (He 11.8). Y es de esa manera que debemos andar con el Se帽or. No nos mostrar谩 todo el camino, pues con cada paso que damos fortalece nuestra fe.

6.) Dejar las consecuencias en las manos de Dios: Puede que sintamos dudas una vez que el Se帽or nos desaf铆e a obedecerle. Pero debemos recordar
que nuestro Dios tiene el poder para ayudarnos
ante cualquier situaci贸n que enfrentemos. Lo 煤nico que pide de nosotros es que le obedezcamos y observemos la manera en que su voluntad act煤a en nuestra vida!…”.

En uno de sus, el rey David cant贸: 鈥淓n hacer tu voluntad, oh Dios m铆o, me he deleitado, y tu ley est谩 dentro de mis entra帽as鈥 (Sal. 40:8). A pesar de las dificultades y presiones que tuvo en la vida, a David le encantaba hacer la voluntad de Dios. Por supuesto, 茅l no es el 煤nico que disfrut贸 adorando al Dios verdadero.

El ap贸stol Pablo aplic贸 las palabras de Salmo 40:8 al Mes铆as, o Cristo. Escribi贸: 鈥淐uando (Jes煤s) entra en el mundo, 茅l dice: 鈥樷淪acrificio y ofrenda no quisiste, pero me preparaste un cuerpo. No aprobaste holocaustos ni ofrenda por el pecado鈥. Entonces dije yo: 鈥溌ira! He venido (en el rollo del libro est谩 escrito de m铆) para hacer tu voluntad, oh Dios鈥濃欌 (Heb. 10:5-7).

Cuando estuvo en la Tierra, Jes煤s disfrut贸 de observar la creaci贸n, estar con amigos y comer con personas queridas (Mat. 6:26-29; Juan 2:1, 2; 12:1, 2). Pero su principal inter茅s y su mayor deleite era hacer la voluntad de su Padre celestial. De hecho, dijo: 鈥淢i alimento es hacer la voluntad del que me envi贸 y terminar su obra鈥 (Juan 4:34; 6:38). Sus disc铆pulos aprendieron de 茅l cu谩l es el secreto de la felicidad verdadera. Con gran gozo y de buena gana proclamaron el mensaje del Reino a la gente (Luc. 10:1, 8, 9, 17).

La obediencia traer谩 bendiciones a nuestras vidas, aunque nos cueste, es mejor hacerlo a tiempo y no esperar consecuencias… La bondad de Dios fue tan grande que us贸 el error de Jon谩s cuando huyo, para que todos los del barco conocieran y creyeran en Dios, al darse cuenta que la tempestad era obra de su poder sobre la creaci贸n!… #LasVirtudes #VirtudesHumanas #LaJusticia 馃憠 #LaObediencia #RegaloQueElEsp铆rituSantoNosDa #SuIntenci贸nEsAlcanzarLaSantidad #Ense帽anzasDeJes煤s #LeyEvang茅lica #NuevoTestamento #LosEvangelios #LaBibliaEsPalabraQueDaVida #Esp铆rituSanto #BienCom煤n #Crecimiento #Superaci贸n #Trascendencia #Evoluci贸n #Evangelizaci贸n2.0 #ResponsabilidadSocial #VienenMejoresTiempos #NuevosTerrenos #DiosEsBueno 馃憤馃挒馃檹鉀煔ヰ煋凁煋勷煔ヰ煒氿煈拣煒氿煈拣煒氿煈拣煒氿煒囸煈夝煈湆馃挀馃槉馃尲 馃檹馃挅馃懜馃挮馃専馃挮

Los comentarios est谩n cerrados