¡Sé el animador que estás llamado a ser!… 👍💞🙏😚👼🙋😊💓

IMG_20170112_185043_742

 

Del santo Evangelio según san Marcos: 1, 40-45
En aquel tiempo, se le acercó a Jesús un leproso para suplicarle de rodillas: “Si tú quieres, puedes curarme”. Jesús se compadeció de él, y extendiendo la mano, lo tocó y le dijo: “¡Sí quiero: sana!” Inmediatamente se le quitó la lepra y quedó limpio.
Al despedirlo, Jesús le mandó con severidad: “No se lo cuentes a nadie; pero para que conste, ve a presentarte al sacerdote y ofrece por tu purificación lo prescrito por Moisés”. Pero aquel hombre comenzó a divulgar tanto el hecho, que Jesús no podía ya entrar abiertamente en la ciudad, sino que se quedaba fuera, en lugares solitarios, a donde acudían a El de todas partes.
Palabra del Señor.
Gloria a ti, Señor Jesús.

¡Sé el animador que estás llamado a ser!

Uno de los regalos más importantes que hemos recibido del Espíritu Santo es la habilidad de animar a los demás, porque trae el cielo a la tierra. ¿Cómo? El estímulo ayuda a la gente a evitar el pecado. Por eso la primera lectura de hoy nos instruye a: animarnos unos a otros cada día, para que nadie sucumba ante el engaño del pecado.

Somos animadores cada vez que escuchamos atentamente lo que otros comparten y afirmamos su bondad y les recordamos que Dios les ama. Nuestro ánimo ayuda a otros a regresar a las situaciones difíciles con renovado coraje y energía.

Hay una diferencia entre alentar y amonestar. La primera levanta los espíritus de los demás, el último los deprime. Nuestras palabras de ánimo, cuidadosamente elegidas, sobre el amor de Dios por ellos revelado en sus pruebas, pueden darles la fuerza para evitar que sucumban ante la idea de que las elecciones pecaminosas son sus mejores opciones.

Un animador no intenta salvar a otros de sus problemas, porque ese es el trabajo de EL Salvador. Ayudamos a la gente a superar sus problemas enfocándolos hacia la ayuda de Dios. Somos las cuerdas vocales y los brazos del cuerpo de Cristo llegando a curar a aquellos que están sufriendo. Somos sus oídos cuando escuchamos entre líneas lo que cada persona está diciendo. Somos sus manos cuando les damos un toque suave que dice: “me importa”. Somos sus pies cuando caminamos junto a ellos al acompañarlos en sus batallas.

Este es uno de los grandes valores que tienen los grupos donde se comparte la fe. Tal vez tu parroquia tiene pequeñas comunidades cristianas o grupos para compartir la Biblia. La participación en estos grupos hace una gran diferencia en el crecimiento de nuestra fe y en nuestra comprensión de las escrituras mientras que nos da la oportunidad de ser animadores para los demás y de ser animados también. Si tú no eres parte de una comunidad así, ¡por favor corre – no camines – hacia el próximo formulario de inscripción!

Cuando Jesús curó al leproso en la lectura del Evangelio de hoy, el hombre sanado compartió su historia libre y ampliamente. Su testimonio fue un estímulo para los demás, y simplemente no pudo guardárselo a pesar de que Jesús se lo había pedido. Su entusiasmo no era pecaminoso; Jesús sólo estaba tratando de evitar una avalancha de buscadores de milagros. Ahora que nos tiene a todos nosotros para representarlo aquí en la tierra, tal avalancha no debería ser un problema.

Se necesita tu ayuda. Te animo fuertemente a difundir la Buena Noticia del amor sanador de Cristo y su reconfortante abrazo para todos aquellos que te rodean, siendo un animador. ¡Tú estás dotado para esto!… #terrymódica con display cortesia de 👉 @iglesiasancayetano #evangeliodeldía #labibliaespalabraquedavida #seamoslavozlosbrazosylaspiernasdejesúsaquíenlatierra #animarymotivaralhermanoconamor #seranimadoresyseranimadostambién #amaralprójimocomoamimismo #fe #obras #lafesinobrasesmuerta #obrassonamores #levantarconpalabrasdeanimoalosdemás #obrasdemisericordiaespiritual #godisgood 👍💞🙏😚👼😚👦😚🙋💓😊🤗🌟💫💫

Los comentarios están cerrados